Préstamo y Crédito: ¿En qué se diferencian?

Dentro de los productos de endeudamiento o financiamiento existen dos recursos, que, si bien tienen muchos aspectos similares, la verdad es que no representan lo mismo. Hablamos del préstamo y el crédito.

Aunque ambos te permiten poder acceder a un capital, la realidad es que cada uno tiene una forma determinada de uso y pago.

Y es justo esto de lo que hablaremos en nuestro artículo el día de hoy, de esas características que diferencian a un crédito de un préstamo. Para entrar en materia primero comencemos por definirlos.

¿Qué es un crédito y un préstamo?

Según algunos autores de la economía, un crédito es una operación en donde una persona denominada ¨acreedor¨ (entidad financiera) otorga cierta cifra monetaria a otra persona llamada ¨deudor¨.

Desde ese momento, el deudor garantiza al acreedor que retornará la cantidad solicitada en el tiempo estipulado con una cantidad adicional, llamada intereses.

Mientras que un préstamo, es en forma mucho más flexible. Digamos que el préstamo se concede todo de una vez, en este caso el acreedor denominado ¨prestamista¨ otorga la suma solicitada al ¨prestatario¨ en su totalidad el cual deberá devolver en el lapso establecido y con los intereses pautados.

Puesto de esta manera, estamos seguros que sigues pensando que no hay mucha diferencia entre uno y otro, por ello te detallamos cuáles son las características diferenciadoras entre estos dos instrumentos de financiamiento.

Principales diferencias entre préstamo y crédito

La diferencia fundamental se encuentra en el tiempo y forma en que se dispone el dinero.

  • Los intereses de un crédito suelen ser mayores a los de los préstamos.
  • La cuantía de los créditos suele ser reducida. Es decir, no ofrecen créditos para cantidades muy grandes. Por tanto, para determinadas operaciones, no será posible pedir un crédito, tendrá que ser un préstamo.
  • Aunque los intereses suelen ser mayores en un crédito, los requisitos para acceder a él suelen ser también más reducidos.
  • Como hemos indicado anteriormente, el crédito nos ofrece dinero del que disponer hasta cierto límite (cuantía del crédito), mientras el préstamo nos lo dan todo de una vez.
  • En los créditos cabe la posibilidad de cambiar el método de pago. Por ejemplo, empezar pagando cada mes y pasar a pagar cada dos meses.
  • Mientras que en los préstamos podría estar también disponible esta modalidad, pero es mucho menos flexible.
  • Los prestamos suelen ser otorgados mayormente para la compra de un bien material o pagar estudios. Los créditos son otorgados, para afrontar períodos pasajeros por falta de dinero.

Tomando en cuenta esta información ya puedes tener claridad a la hora de solicitar cualesquiera de estos dos modelos de financiamiento.

Dependerá de tus necesidades y condiciones la decisión que tomes sobre cuál es mejor para ti, tomando en cuenta que ambos son recursos de endeudamiento.

Por eso es recomendable que antes de acceder a alguno de estos hagas una evaluación previa de tu economía en distintos periodos que te permitan responder a las siguientes interrogantes:

¿Es necesario solicitar este préstamoo crédito?, ¿puedo cumplir con los pagos?, ¿cuántos son los intereses?, ¿en qué frecuencia debo cancelar los intereses?, ¿qué voy a sacrificar para cumplir con este préstamo o crédito?

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados