Close-up Of Businesspeople With Files Sitting On Chair

El empleo rebota con fuerza en julio: Crece en 161.000 personas

El empleo ha rebotado con fuerza en julio. Ya en los dos meses anteriores se habían vivido avances sobre el desplome de marzo y abril, pero estas ganancias estaban muy lejos de lo que suele ser habitual en mayo y junio.

Julio, en cambio, ha registrado unos números que mejoran con mucho los julios de años anteriores. La Seguridad Social ganó 161.217 afiliados de media, en la mayor subida desde 2005. Y el paro, por su parte, se redujo en 89.849 personas, según los números de los Ministerios de Trabajo y de Seguridad Social conocidos este martes.

A primera vista, estos dos datos son buenos. Pero cabe un matiz muy grande: no son suficientes para recuperar todo lo perdido por la pandemia. Julio, con 18,78 millones de afiliados medios, todavía contó casi medio millón menos que en febrero, el último mes que podría considerarse precovid-19.

Y si la comparación se hace con la cifra de hace un año, la distancia es de casi 750.000 menos que en el mismo mes del año anterior. El paro registrado, por su parte, cuenta con 3,77 millones de desempleados, 761.000 más que hace un año. “La situación de partida era muy mala y es lógico el rebote”, ha explicado el secretario de Estado de la Seguridad Social, Israel Arroyo.

El verano ha comenzado y el mercado de trabajo está recuperando alguna de las constantes que suele mostrar, entre ellas la estacionalidad del empleo veraniego.

La hostelería, la sanidad y el comercio, las ramas de actividad que suelen ganar empleo en verano, lo han hecho este julio. Pero, probablemente, mucha de esta importante ganancia de afiliación en el mes pasado se deba a contrataciones retenidas en los meses anteriores y que en circunstancias normales se habrían hecho antes.

Erte

Por su parte, en los ERTE todavía había 1,18 millones de afectados el último día del mes pasado. La cifra está muy lejos del máximo alcanzado a finales de abril y comienzos de mayo, cuando se marcó el techo de 3,4 millones de afectados.

Sin embargo, en julio se observa también que ha bajado el ritmo por el que las empresas empiezan a recuperar a los trabajadores de estos expedientes. Si en junio la reducción fue de casi 1,2 millones en un solo mes, ahora la rebaja ha sido prácticamente la mitad, algo más de 600.000.

Esta precisamente es ahora una de las incógnitas a despejar para ver hasta dónde llega la recuperación iniciada. La clave estará en ver cuántos de esos casi 1,2 millones de los que todavía están afectados por ERTE regresan a sus puestos de trabajo.

También servirá para conocer la magnitud final del golpe al empleo en actividades como el turismo, el comercio o el transporte que todavía tienen a centenares de miles de trabajadores afectados (solo en servicios de alojamiento y de comida hay unos 350.000) y en provincias y comunidades como Baleares y Canarias.

No se salvarán todos. Eso parece claro, aunque para saberse tenga que pasar tiempo y aclararse qué sucede con la regulación especial (y las ayudas) que ahora tienen los ERTE.

En principio, hay una prórroga hasta el 30 de septiembre y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ya ha declarado en más de una ocasión que son un mecanismo que funciona y no ve razón alguna para dejarlo caer.

Banco de España

Sin embargo, ya empiezan a oírse voces, como del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, que reclamó ir siendo más selectivos con las ayudas para no sostener artificialmente “empresas y sectores zombie” y permitir el ajuste propio de toda crisis.

El contraste de estos números con los de la encuesta de población activa (EPA) del segundo trimestre obedece a varios motivos. Las cifras de este martes y la EPA conocida la semana pasada son estadísticas distintas.

Toman la temperatura del mercado laboral en momentos muy diferentes. Una lo hacía sobre el peor momento para la actividad económica de la pandemia: la EPA es una encuesta cuyo trabajo de campo se desarrolla durante 13 semanas y sus resultados se acercan más a lo que sucedía en España a mitad de mayo que en este preciso momento.

Los datos de afiliación y paro son de julio, primer mes en el que no hubo estado de alarma.

Otro de los elementos que refleja una cierta vuelta a la normalidad es la cifra de contratos de julio.

Se supera con holgura los 1,5 millones y aunque es un dato mucho menor que el del mismo mes del año anterior (casi el 30%) también supone una vuelta al alto flujo de contratos que se firman todos los meses en España.

Te puede interesar: “Compraventas de vivienda sufre su peor mayo desde 2007”

Fuente: Abc.es

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados