Spain Stock Exchange market crisis red market price down chart fall / Stock analysis or forex charts graph Business and finance money crisis red negative drop in sales economic fall

Deutsche Bank: PIB de España puede caer un 19,5%

Deutsche Bank cree que, en el peor escenario para España, el Producto Interior Bruto (PIB) se contraería este año hasta un 19,5%, y el déficit podría elevarse hasta el 19%.

Son, hasta ahora, las previsiones más demoledoras que se han hecho sobre el desempeño de España en este 2020 como consecuencia de la pandemia.

“El nivel de actividad en el encierro parece menor de lo que estimamos originalmente”, e incluso “con una cautelosa recuperación de la actividad después del cierre, el PIB podría hundirse” tanto en España como en el resto de economías europeas, afirman los analistas del banco alemán en uno de sus últimos informes sobre Europa.

En lo que respecta a la economía española, ha empeorado sus previsiones tanto del caso base como del escenario más desolador al que se puede enfrentar el país. Ahora, según su caso base, el PIB podría contraerse este año un 15% (frente al 8,7% estimado anteriormente), aunque en 2021 registraría una subida del 6% (antes preveía un 5%).

“La recuperación después del segundo trimestre también parece más lenta de lo que pensábamos”, explican los expertos de Deutsche Bank, que se basan en estimaciones sobre el nivel de actividad que puede sostenerse en una economía con un persistente distanciamiento social.

Para el banco alemán, el mercado laboral será clave para valorar “cómo se transmitirá el choque del Covid-19 a través de las economías y en la política”. Apunta que el principal objetivo de la política “debería ser la contención del desempleo, una tarea que resultará más difícil en los países que dependen de industrias de alto contacto como el turismo”, como es el caso de España, donde el sector representa un 12% del PIB.

¿Escalará el déficit hasta el 19%?

Asimismo, el servicio de estudios del banco germano ha planteado la posibilidad de que se produzca una crisis fiscal mucho mayor de la anticipada por la mayoría de organismos. En el escenario más pesimista proyectado por Deutsche el déficit público español escalaría hasta el 19% del PIB este año, y seguiría subiendo en 2021, de forma que podría llegar a tocar el 21,5%.

El caso base de estos expertos es algo más amable, ya que estima que el déficit ‘solo’ subiría hasta el 16,3% en 2020 y se reduciría el año que viene al 13,2% del PIB. El año pasado España cerró con un déficit del 2,8%, según las últimas estimaciones del Eurostat, la oficina de estadística europea.

Te puede interesar “FMI recomienda: rebajas de impuestos, consumo y económicas”

Fuente: ElMundo.es

Report

España aumenta el déficit público por primera vez desde 2012

Tras años de ajustes para cuadrar cuentas sacudidas por la crisis, España vuelve a mostrar números rojos: el agujero del conjunto de las Administraciones públicas escaló hasta los 32.882 millones en 2019, un 8% más con respecto al año anterior.

Se trata del primer incremento desde 2012, cuando el Gobierno de Mariano Rajoy tuvo que pedir un rescate a Bruselas para salvar al sector financiero. Las comunidades autónomas son las que más han engordado sus números rojos, mientras que los Ayuntamientos cerraron el año con superávit, pero redujeron su margen respecto al ejercicio anterior.

Los números en las cuentas públicas se situó en el 2,64% del PIB en 2019, según la estadística publicada esta semana por el Ministerio de Hacienda. Esta cifra supone un crecimiento con respecto al año anterior, tanto en términos absolutos como porcentuales y un incumplimiento de lo pactado con Bruselas.

La ampliación del déficit el año pasado, cuando España salió del brazo correctivo de la UE en el que acabó en 2009 por tener los números rojos disparados, se explica a la vez por un aumento del gasto y por la imposibilidad de ampliar ingresos. Los fallidos intentos de aprobar unos nuevos presupuestos impidieron al Ejecutivo sacar las nuevas figuras fiscales que tenía previsto implementar, y que de acuerdo con sus cálculos aportarían casi 6.000 millones adicionales a las arcas públicas.

Lejos de los objetivos

Esta merma en los ingresos potenciales tampoco se compensó con una reducción del gasto. Al contrario, el Gobierno aprobó una subida del sueldo de los funcionarios, la actualización de las pensiones y tuvo que devolver el IRPF de las prestaciones por maternidad y paternidad después de que le obligara el Tribunal Supremo.

Este cóctel causó que los gastos crecieran por encima de los ingresos y del PIB nominal, que tampoco representó la palanca que el Gobierno se esperaba. El año pasado, el PIB avanzó un 2%, una cifra notable en comparación con los países del entorno, pero que supone el ritmo de crecimiento más bajo desde 2014 y por debajo de las previsiones oficiales.

Ahora, con el Pacto de Estabilidad congelado y en plena emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus, España intenta presionar a Bruselas para que acepte una suerte de mutualización de la deuda sin tener los deberes del todo hechos. Aunque el déficit se haya situado el año pasado por debajo del 3% marcado por las reglas europeas, el país no ha logrado hacer el esfuerzo suficiente para sanear sus cuentas.

Te invitamos a conocer los valores de G&S haciendo clic aquí

Fuente: ElPais